Hasta luego, viejo gaucho

Estando lejos, me enterè del fallecimiento de mi amigo Abel Gonzàlez en la madrugada del domingo.
Tenia 68 años, andábamos parejos, conversabamos mucho.
Se fue en Navarro, donde querìa estar, y con la ceremonia que pidió; llevado su féretro en una chata y acompañado por paisanos de a caballo.
Era muy querido y respetado, porque al final del camino, ser buena persona es negocio.

En nombre de la Asociación Criolla Argentina y en el mìo propio, abrazamos a su mujer y su familia.

Alberto Spinelli
Presidente de la asociaciòn Criolla Argentina